Archivo de la etiqueta: Aislamiento acustico

El vidrio acústico en mamparas divisorias

En los dos primeros post os hablamos de dos factores determinantes a tener en cuenta en la prescripción de mamparas divisorias: Los requisitos de seguridad y mecánicos,  ambos necesarios para cumplir con la seguridad de los usuarios y el Código Técnico de Edificación (CTE). En esta entrega vamos a tratar del vidrio acústico, un vidrio que aunque no siempre sea exigido por el CTE, aporta a nuestras mamparas divisorias un plus de aislamiento acústico que resulta clave en algunos proyectos.

Vidrio acústico en mamparas divisorias:

La elección adecuada del tipo de vidrio en mamparas divisorias es clave para el aislamiento del espacio que encierran dichas mamparas. La combinación de diferentes espesores de vidrio y el uso de intercalarios acústicos pueden mejorar de manera exponencial el aislamiento de las mismas. 

Es importante recordar que, al colocar vidrio acustico en las mamparas, tratamos de aislar el espacio del ruido exterior, por lo que en la definición del aislamiento deberán tenerse en cuenta los factores externos. Presentamos una serie de datos para ayudar en esta definición:

  • Consideramos 0dB como umbral de la audibilidad y 120dB como umbral del dolor
  • Al medirse en dB (escala logarítmica), debemos tener en cuenta que un aumento de 3dB equivale a multiplicar x2 el ruido
  • 20dB son prácticamente imperceptibles, 40dB una conversación susurrada, pero 80dB es ya un ruido muy molesto y 160dB podrían afectar seriamente a nuestro oído    vidrio acustico

Creemos que con estos datos es posible hacerse una idea de la escala del sonido y plantear una primera propuesta de atenuación. A continuación presentamos la atenuación de distintas combinaciones de vidrio certificadas con marcado CE, que podrán utilizarse en la definición de vuestros proyectos:

Vidrio acustico

Atenuación según composición laminado seguridad
C: ajuste a ruido rosa / Ctr: ajuste a ruido tráfico

¿Estáis pensando en la adopción de un vidrio acustico en mamparas divisorias? No dudéis en contactar con nuestro servicio de asesoramiento técnico en inglassespana@guardian.com

La acústica: nociones básicas y alguna que otra leyenda (II)

En el post anterior hablamos de que la atenuación acústica se mide en decibelios y varía según el tipo de sonido ( ruido rosa o tráfico). Y terminamos preguntándonos sobre el papel del vidrio frente al ruido.  Para empezar es importante saber que la acústica sigue unas leyes físicas.

Hay aspectos como la rigidez o la masa, que son determinantes en la atenuación de un cuerpo:

-          Rigidez del material. A mayor rigidez, mayor atenuación. En el caso de los vidrios, al tener todos aproximadamente la misma rigidez, la atenuación no varía de unos a otros. -          Masa. A mayor espesor, mayor atenuación. Es un factor fundamental especialmente en bajas frecuencias ( ruido tráfico). Por tanto, sin espesor de vidrio, no hay atenuación importante.

-          Resonancia del vidrio. Todo cuerpo presenta mayor facilidad a vibrar a determinada frecuencia y viene determinada principalmente por su espesor. Al vibrar con mayor facilidad, absorbe menos energía, lo que se traduce en menor atenuación a dicha frecuencia. Además, en el caso de un doble acristalamiento, se presenta el fenómeno de la interacción entre vidrios, que complica aún más el resultado.

Vidrio laminado acustico

Vidrio laminado acústico

¿ Cómo puede ayudarnos el vidrio a aislar acústicamente nuestras casas? No existe una solución ideal. Pero sí unas directrices a tener en cuenta:

-          A más espesor, mayor atenuación. Colocar preferiblemente vidrios más gruesos, sin olvidar su peso (2.5Kg por metro cuadrado y milímetro de espesor).

-          A igual espesor, un vidrio laminado atenúa más que un vidrio float, debido a la amortiguación que introduce el intercalario (PVB). Esta atenuación se incrementa si el intercalario es un PVB acústico, debido a su mayor amortiguación.

-          En un doble acristalamiento, ambos vidrios deben tener diferente espesor para evitar la coincidencia de las frecuencias críticas, que crean una caída importante de la atenuación.

-          El espesor de la cámara del doble acristalamiento, no tiene relevancia práctica en la atenuación acústica.

-          Todas las directrices anteriores no servirán para nada, si no se cuidan los cerramientos. Deben ser totalmente estancos, ya que cualquier pequeña abertura supone un coladero para el ruido.

-          La inclusión de vidrios de capa o vidrios templados no alteran las propiedades acústicas, de modo que se puede conjugar en un solo acristalamiento características luminosas, térmicas y de seguridad, junto con las acústicas.

En el mercado existen diferentes vidrios con propiedades acústicas. Lamiglass ® Acústico es la gama de vidrios acústicos de Guardian. Si además de atenuación buscáis un vidrio que aisle del frío y del calor, Guardian Sun Acústico es la solución. Un vidrio que además está considerado como vidrio de seguridad según el Código Técnico para la Edificación.

Si estáis interesados en ampliar la información sobre los vidrios acústicos, no dudéis en contactarno en ctecnicas@guardian.com

Aislamiento acústico: nociones básicas y alguna que otra leyenda ( I)

Un tema que cada día tiene mayor repercusión es el ruido ambiental. Cada día la demanda de confort en las casas aumenta, y el ruido ( o más bien la falta del mismo) tiene mucho que ver en ello. Sin embargo, hay bastante desconocimiento y leyendas que convienen aclarar sobre el aislamiento acústico.

El oído y la oreja en el aislamiento acústico.

La respuesta del oído no es lineal a la intensidad sonora. Un ejemplo es el mosquito que nos impide dormir en el silencio de la noche, frente a un claxon de automóvil que puede pasar inadvertido en el tráfico.

Para medir la atenuación acústica se recurre a una notación logarítmica, de modo que 3 decibelios más, supone duplicar el nivel sonoro. Esto quiere decir que 33dB es el “doble de ruido” que 30dB  y y que 63dB es también el doble de 60dB.

De igual modo, incrementar la atenuación de 30dB a 33dB supone “reducir el ruido” a la mitad. Lo mismo al pasar de atenuación 60dB a 63dB.

Ahora bien, el oído es algo torpe, de modo que no discrimina con tanto detalle. En la práctica, un oído sano tiene dificultar para identificar diferencias de sonido por debajo de 3dB. Niveles de 5dB los aprecia de modo claro y una diferencia de 10dB lo identifica como el doble de potencia.

Y sin embargo hay ocasiones en que se discute a muerte buscando el último decibelio.

¿Pero es la atenuación la misma independientemente del tipo de sonido? Es aquí donde entra el ruido rosa y el ruido tráfico.

aislamiento acústico

Ruido del tráfico

Los tonos.

La respuesta del oído es diferente según la frecuencia (tono), del sonido. La mayor sensibilidad es en frecuencias medias, disminuyendo en altas y bajas frecuencias.

Como la atenuación se expresa en un valor único (generalmente Rw), es útil añadir el comportamiento a frecuencias medias-altas y bajas. Es lo que se denomina adaptación al ruido rosa y al ruido tráfico. Estos valores habitualmente son de signo negativo, es decir, indican que la atenuación a dicha frecuencia será inferior. Por ejemplo, una atenuación de 35dB (-1; -4) significa que a ruido rosa el valor es 34dB y a ruido tráfico, 31dB.

Y ¿qué es ruido rosa o ruido tráfico? Como se puede intuir, son respectivamente los sonidos de frecuencias medias-altas y bajas. En la práctica, ruido rosa corresponde a los generados por actividades de convivencia en edificios, colegios, o incluso vehículos a alta velocidad.

Por contra, el ruido tráfico está ligado a vehículos circulando a baja velocidad, música de discotecas, y otros sonidos de baja frecuencia.

¿ Y hará os preguntaréis qué tiene que ver el vidrio en esto del aislamiento acústico? ¿Existe un vidrio acústico? En breve lo sabréis…