Archivo de la categoría: Recursos Humanos

Cómo hacer que tu trabajo resulte interesante.

Recientemente leía en Expansión un artículo que explicaba cómo aquel chico que algunos recordaréis por haber sido elegido para un puesto de trabajo aparentemente perfecto (el de bloguero y Community Manager en una isla paradisíaca en Australia) recientemente había concedido una entrevista haciendo valer el famoso dicho de “No es oro todo lo que reluce”.

Pues efectivamente, incluso el trabajo ideal puede volverse aburrido e insoportable. Y esto me hace reflexionar sobre algo que decía un profesor que tuve en el Master de RR.HH. de la DBS. Hablando de la motivación decía que esta no existía. Y agregaba, “lo que sí existe es la auto-motivación y eso es lo que tenemos que trabajar“.

Nada alejado de lo que trata el artículo que os he mencionado. Todos podemos encontrar las tareas que nos gustan más dentro del conjunto de lo que tenemos que hacer. ¡Focalicémonos en ellas! No se trata, por supuesto, de dejar de hacer el resto, sino de buscar inspiración en la parte de la tarea que nos gusta, en lo más positivo de entre todo. El reforzar un espíritu positivo de trabajo hará que veamos de otra forma el trabajo a realizar.


Nuestra cultura se centra en los fallos, para corregirlos, por eso nos es fácil ver la parte negativa y nos es extremadamente difícil ver lo bueno. Pero eso no quiere decir que no podamos hacerlo.

La rutina vuelve cualquier apasionante proyecto en mediocre, pero en nosotros está la facultad de darle la vuelta, cambiar algo, reinventarlo. Las personas cambian y con ellas sus expectativas y circunstancias, todo puede volverse aburrido… o apasionante.

Con los tiempos que corren, tener trabajo es algo valioso. Dediquémonos a convertir nuestro trabajo en algo que valga la pena, ya que vamos a pasar en él la mayor parte de nuestra jornada, de nuestros días. Pensemos en la mejor forma de darle la vuelta, en innovar y crear cada día algo nuevo. Apreciemos lo que tenemos.

Tal y como decía Winston Churchill: “No se trata de hacer lo que nos guste, sino de que nos guste lo que tenemos que hacer”. La solución está en ti.

Cómo encontrar empleo estable en verano.

Estamos en pleno Julio y el verano pasa volando. Eso todos los tenemos claro. Pero, para aquellos que están en búsqueda de empleo, ¿cómo se debe enfocar el verano?

Es una pregunta que muchos se plantean. Por un lado están aquellos que por primera vez salen al mercado laboral. Estos acaban de terminar una formación, normalmente en época de verano y se plantan ante el mayor reto de su vida, en un mal entorno y en un mal momento. Muchos de ellos se plantean aprovechar el último verano largo de su vida, antes de encarar la vuelta, en la que adentrarse de lleno en el trabajo que es buscar empleo.

Otros, parados de larga duración o desempleados más recientes, empiezan a tomarse el verano como un “impass” obligado por los descansos empresariales, las jornadas intensivas y las vacaciones que hacen que muchas empresas paralicen sus procesos y tengan menos personal para atenderlos.

Pero, enfocándolo desde otra óptica, también puede ser una buena oportunidad. No nos cansamos de decir que tenemos que ser originales en la búsqueda de empleo y en las fórmulas en las que llegar a los seleccionadores. Queremos que nuestro CV sobresalga o destaque sobre la masa que se acumulará en las mesas de los reclutadores. No sabemos, máxime en esta época, cómo ser diferentes. ¿Por qué no aprovechar estos días?

Muchas son, como nuestras fábricas de Guardian España, las empresas que no cierran por vacaciones. El proceso es continuo y esto significa que siempre habrá gente atendiendo estas tareas. ¿No parece una época ideal para que nuestro currículo llegue a destino e impacte de una forma diferente? ¿No es cierto que puede que, ante la falta de competencia, quien lo lea dedique mucho más mimo y tiempo a ello?

Personalmente entré a trabajar en esta empresa un mes de Agosto y conozco muchos más casos de incorporaciones veraniegas. ¿Por qué no compatibilizar el tiempo y la playa con una pequeña dedicación de un par de horas al día a aprovechar esta oportunidad y analizar el mercado, enviando nuestro CV a aquellas empresas y ofertas que creamos interesantes? Lo peor que nos puede pasar es que lo aparquen hasta septiembre. Nada grave en cualquier caso…

Os recomiendo que echéis un vistazo a la web de Guardian en su sección de ofertas de empleo para que veáis cómo en esta época del año seguimos teniendo procesos abiertos y ofertas recientes. ¡No os quedéis atrás!

El resultado de nuestro trabajo, ¿motivo de frustración?

A lo largo de nuestra vida vivimos variadas situaciones de frustración, pero hay una que a los trabajadores, o al menos a muchos de nosotros, nos frustra especialmente.

Hablo del esfuerzo, la dedicación, el trabajo, los resultados que se quedan sin evaluación, y por consiguiente sin recompensa o sin corrección….

Imaginad a aquel tirador de arco que, aún estando extraordinariamente bien pagado, sólo se dedica a tirar al arco, sin conocer el resultado de su esfuerzo, sin saber si da en la diana o no. ¡Qué frustración¡ ¿no?

Espero que vosotros lectores, no viváis esta situación en vuestras vidas.

Si en vuestra organización no se hacen evaluaciones de desempeño, o no se os informa de la evolución de vuestro trabajo, os recomendaría que la pidiéseis. Es el primer paso para ver dónde estamos y qué tenemos que hacer para poder avanzar.

Personalmente creo que la evaluación debería ser una herramienta para que el personal se sienta motivado, bien sea por lo que ha alcanzado o bien, por lo que le queda por alcanzar.

Ayer leía un tweet de Alfonso Alcántara que os reproduzco“Si motivarse depende de cada uno, es muy difícil explicar por qué tanta gente ‘elige’ estar desmotivada”.

Yo soy de las que pienso que si el personal tuviese una evaluación de su desempeño tendría un motivo para empezar a motivarse.

¿Qué pensáis vosotros?

El cuento del humilde currículo.

En un mundo de ilusión y fantasía que existió hace algún tiempo, vivía un pequeño y humilde currículo, que sólo sabía vender. Había nacido en un pequeño pueblo de artesanos, en el que sus padres le habían enseñado la base del negocio, y había desarrollado todas sus habilidades con el paso de los años, vendiendo todo tipo de artículos que sus vecinos necesitaban intercambiar.

Con el tiempo, se convirtió en el mejor vendedor de cualquier servicio que pudiera necesitarse y nadie, mejor que él, conocía los secretos de la venta en la comarca. Preguntando a cualquiera de sus conocidos, todo eran halagos para el humilde currículo, que llenaba páginas y páginas de experiencias y ganaba en peso, a la vez que en años, dejando atrás su juventud y galanura.

En esa época, la mayor empresa del reino ideó una forma novedosa de teletransporte, que quería vender al resto de países de manera inmediata. La idea era excelente, pero el precio era excesivo, por lo que era necesaria una buena labor de trabajo en venta, para poder convencer de las bondades del invento a los futuros consumidores.

Se decidió convocar un concurso de talentos para encontrar al mejor candidato como comercial del servicio y, para ello, se seleccionó a través de un casting a los futuros concursantes de un programa en el que se vería la evolución de cada uno, durante un periodo de convivencia en una academia, y unas galas en las que los concursantes mostrarían al gran público sus aptitudes y se someterían al juicio de un jurado.

El humilde currículo, en principio reticente a participar, se dejó convencer por sus conocidos que le animaron a mostrar sus cualidades, las mejores para el puesto, sin ningún género de dudas.

Sin embargo, en el concurso, participaba un jovencísimo currículo, vacío de contenido, repleto de hojas en blanco, pero con frases llenas de anglicismos que hablaban de “Marketing”, “Branding” y “Customers Developer”. Este joven currículo, no sabía hacer nada, pero lucía espectacular en todas y cada una de las galas en las que competían.

El jurado, embaucado por las lentejuelas y la belleza del currículo “anglicanizado”, se dejaba deslumbrar por sus palabras y no paraba de halagar en sus apreciaciones la forma en la que caminaba sobre el escenario, olvidándose de la finalidad para la que estaba diseñado el concurso, que era la de vender el nuevo sistema de teletransporte fuera de las fronteras del reino. El humilde currículo, fue poco a poco, de esta forma, quedándose atrás en la clasificación, a pesar de ser el que mejor se adaptaba a las necesidades de venta del aparato. Ninguno de los miembros del jurado apreciaba que ganara en años de experiencia. Es más, este era un punto negativo que le hacía aparecer por detrás en las listas de clasificados, por ser más gordo y con el pelo cano. Tampoco suponía un plus el que sus experiencia estuviera descrita en castellano correctísimo, en contraposición a los términos extranjeros que nadie entendía.

Y esto hasta que uno de los miembros del jurado, vestido con una gafas de sol oscuras, y con unas formas un tanto ariscas, quiso no dar por hecho lo evidente. Emitió juicios que, hasta entonces, nadie se había atrevido a dar. Decidió adentrarse en la experiencia de las páginas descritas por los participantes en su vida, y ver más allá de las formas. Desnudó al currículo joven y pomposo y puso en evidencia pública su falta de experiencia.
Además, propuso un nuevo reto, el de dejarles mostrar su habilidades de venta, con un mismo producto que ofrecer al público.
La diferencia fue evidente. El joven currículo, amedrentado por el único juicio negativo que había recibido en su vida, no supo reaccionar, y sus pocas tablas en el escenario demostraron que no podía desarrollar una buena labor comercial.

El humilde y pesado currículo, por el contrario, supo desenvolverse como pez en el agua. Engatusó a los compradores de una forma que, hasta entonces, nadie había sido capaz de demostrar. Describió el producto como nadie hasta entonces había sabido hacerlo, y sacó a relucir bondades que ninguno había sabido ver en el producto hasta la fecha. Nadie de los allí presentes pudo resistirse a la tentación de comprar uno de los artilugios propuestos y llevárselo a casa con la idea de haber hecho la mejor adquisición de su vida.

El jurado con gafas de sol se levantó y aplaudió. El resto de los miembros del jurado se le unieron. El currículo joven y arrogante admitió su derrota y aplaudió, a su vez, a su gran contrincante. La victoria fue evidente.


Y desde entonces, en aquel mundo de ilusión y fantasía que existió hace algún tiempo, los currículos pasaron a valorarse por su contenido, por su importancia y experiencia, y no por las canas y la apariencia que tenían. Los responsables de seleccionarlos supieron cómo ahondar en su contenido, sin dejarse deslumbrar por las palabras vacías. Y los currículos, fueron felices en su mundo de sueños.

* Finalista del III Premio Literario RRHH Digital.

¡Buena pregunta!

¿Por qué las empresas no tienen salas para idear y sí recepciones estupendas?

He leído un post con este título, que me ha llamado la atención, sobre todo por el cómo se iba a responder la pregunta. Quien este interesado lo puede leer en yorokobu 

A mí me ha hecho reflexionar sobre 2 cosas; 

La primera, para qué sirven las recepciones  estupendas y la segunda, si realmente necesitamos una sala para idear. 

Respecto a lo primero yo creo que la recepción de una empresa  tiene que ser, llamémoslo un “anticipo” de lo que la persona que llega a la recepción se va a encontrar dentro. 

Una recepción puede ser ostentosa o sencilla, grande o pequeña, ordenada o desordenada, con cuidados detalles o sin ningún detalle, con recepcionista o sin ella, con un lugar cómodo y agradable dónde esperar, con o sin revistas, periódicos u otras lecturas. Puede ser de muchas maneras, pero si reflexionáis un poco sobre las distintas recepciones que habéis visitado, seguro que llegáis a la conclusión de que son la primera imagen de lo que luego será la empresa que está detrás. 

Recepción Guardian Tudela.

Por eso creo que no tenemos que cambiar la recepción por una sala para idear. Dejemos la recepción como está , sabiendo que es nuestra tarjeta de visita para aquel cliente, proveedor, amigo, colaborador, que entra por primera vez en nuestra empresa. 

En cuanto a la sala para idear, ¿realmente necesitamos un sitio específico para ello?. Ojalá fuese así, ojalá fuésemos capaces de decir ¡ Ahora me viene la inspiración y me llega la creatividad!, ¡me voy a la sala para ser más creativo¡ 

Ojalá dijésemos: “hoy no estoy inspirado , me voy al a sala de idear a ver si me inspiro…”. Pero todos sabemos que esto no es así. 

La creatividad, la inspiración llega cuando llega, y cuánto más la buscamos menos la encontramos. Nos pilla en la ducha, en el coche, en un avión, esperando en la puerta del colegio a nuestros hijos, y a mí particularmente, siempre fuera del trabajo. 

No quiero decir que las empresas no puedan o no podamos hacer nada para estimular la creatividad entre nuestros trabajadores, no señor. Podemos hacer y mucho. Me atrevo a sugeriros que se puede empezar por  crear una cultura en la organización que impulse la creatividad, y que debería  incluir cosas como: 

o       Saber sobre qué queremos ser creativos, poner límites a la imaginación. Por ejemplo, necesitamos ser más creativos para reducir más los costes, o para innovar sobre el producto X, etc… 

o       Impulsar una mentalidad Open-Minded 

o       Permitir a los trabajadores que piensen “out of the box” 

o      Tener claro que la creatividad es cosa de todos, no sólo de los managers. 

o       Reconocer los resultados de todo el mundo. 

o       Asumir el riesgo de los errores. Los fracasos también son parte del proceso creativo. 

o       Motivar a los trabajadores para que practiquen la creatividad, y esto no lo podemos hacer más que concibiendo un entorno de trabajo dónde el empleado pueda motivarse por sí sólo. 

¿Qué pensáis vosotros;  recepción o sala para idear?

¿Cómo hacer de tu currículum algo original?

En un momento como el actual, de cifras de paro elevadísimas y de crisis prolongada, la búsqueda de empleo se convierte en una misión imposible. El número de candidatos que envían sus vidas laborales a las empresas que publicamos ofertas se multiplica hasta el infinito. Desde un punto de vista empresarial, es un buen dato, puesto que tendremos mucho más donde elegir. Pero también supone una acumulación de trabajo que, probablemente, nos hará perder algún candidato válido entre los miles de papeles que tenemos que manejar para hacer cribas.

En una charla en la Universidad que tuve la ocasión de dar la semana pasada, les indicaba que la competencia de cada uno de ellos en la búsqueda de empleo eran sus propios compañeros, y que tendrían que hacer un esfuerzo de reflexión para saber qué les puede diferenciar a unos de otros y mostrárselo a los reclutadores. Si de verdad queremos ser diferentes, debemos ser creativos, llamar la atención.

En este sentido, leía recientemente el post de Nacho Cambralla en su blog hablando de cómo animó a una familiar a remodelar su CV, con un resultado sorprendente. En ese mismo artículo recomendaba, además, la lectura de los 40 impresionantes CV de CreativosOnline, un post de obligada visita para los “buscadores de empleo”. A través de la cuenta de Twitter de Guardian para los RR.HH. (@guardianrrhh), facilitábamos recientemente otro ejemplo de creatividad, esta vez en videocurrículum. Y aquí os presento uno más, que es insuperable.

No quiero con esto decir que el hecho de tener un CV diferente sea sinónimo automático de conseguir un empleo. Seguramente, muchos de nosotros, los seleccionadores, descartemos algo así por exceso en lugar de por defecto. Pero no creo que sea malo tener un punto de autoestima que nos permita sobresalir. Un “algo” especial que nos diferencie de los demás y que haga que nuestro currículo sobresalga por sí sólo entre los tacos ingentes de papeles que se acumularán en la mesa de los responsables de selección.

La creatividad no es un gueto restringido a aquellos que se dedican a la comunicación. Es algo intrínseco que deberíamos potenciar y desarrollar, porque sin iniciativa ni curiosidad no creceremos como personas y, por lo tanto, y llevándolo al campo laboral, no haremos crecer a nuestras empresas. En la misma ponencia que dí en la Universidad, al plantear a los asistentes la pregunta de quién se consideraba creativo, ninguno de ellos levantó la mano para contestar. Cuando les pregunté, después, quiénes de los presentes habían organizado alguna vez un evento tomando la iniciativa de idearlo, quiénes habían realizado algún regalo manual con el que obsequiar a sus familiares y muchas otras cosas, las manos fueron alzándose poco a poco.

Todos somos creativos, y por ello, lo único que debemos hacer es fomentarlo. Quiero compartir con vosotros, en este sentido, un vídeo que resume algunas ideas que os ayudarán a ello.

Si buscáis trabajo, tal vez os interese visitar nuestro website del candidato, en donde publicamos ofertas de empleo para nuestros negocios.

Antes de despedirme quiero desearos unas muy felices fiestas y una buena entrada en el nuevo año. Nos leeremos entonces.

Un paso más en el camino de la Seguridad.

Guardian Tudela ha obtenido la certificación en OHSAS 18001 ( Occupational Health and Safety Management Systems).

Y algunos os preguntaréis ¿qué significa esto en la práctica?. Pues significa ir un paso más allá en Prevención de Riesgos Laborales. Pero no sólo eso, sino que es ir más allá en nuestro objetivo de crear y mantener un lugar de trabajo en el que nuestros trabajadores se sientan seguros y trabajen a gusto.

Porque ellos son lo importante, y es nuestra obligación como empresa hacer que su lugar de trabajo sea el más seguro posible.

“Que los trabajadores vuelvan a casa en el mismo estado en el que la dejaron”, dijo un día nuestro Consejero Delegado, en una jornada de reflexión con nuestros supervisores de planta, basada en el libro “Safety 24/7: Construyendo una cultura sin Incidentes”*. Eso es la Seguridad.

La Seguridad es parte de nuestra cultura; es un valor fundamental de la cultura de Guardian, y digo Valor Fundamental, porque no es una prioridad, no es algo que haya cambiado o vaya a cambiar con el tiempo. Es algo inamovible, siempre ha formado parte de nuestra cultura de empresa y así seguirá siendo.

Con esta certificación nos sentimos orgullos por varios motivos. Para empezar porque la empresa dedica recursos (humanos y técnicos), se marca un objetivo ambicioso y obtiene resultados. Pero sobre todo porque los trabajadores demuestran su compromiso con la seguridad. Porque la seguridad no es sólo un tema de empleo de recursos, sino sobre todo un tema de actitud de cada uno de nosotros ante el trabajo.

Todavía hay empresas que entienden la cultura de prevención como algo alejado de la cultura empresarial. Como si las dos cosas pudiesen ir por diferentes caminos. Personalmente creo que no se puede construir una cultura de empresa que no englobe dentro una cultura de seguridad.

Aprovecho para mencionar a Herzberg,  que hablaba de los factores motivadores de un trabajo dividiéndolos en dos: factores higiénicos, que son aquellos que, si no están cubiertos, generan insatisfacción en el trabajo (entre ellos la supervisión, las políticas y prácticas de gestión de la empresa, las condiciones de trabajo y el salario), y factores motivadores, que, por el contrario, son los que generan compromiso. Por ejemplo, tener tareas desafiantes, ser reconocido por los logros y percibir posibilidades de desarrollo de carrera.

Si quieres tener a los empleados más satisfechos, cumple con la Ley de Prevención de Riesgos , y si los quieres tener más motivados da un paso más allá y empieza creando la cultura de seguridad. Empieza por crear hábitos, con comportimientos sencillos encaminados a mejorar, a participar, a aportar en temas de seguridad, a reconocer los logros en seguridad, etc…. No es tan difícil; emprender un largo viaje consiste en empezar a dar pasos en el camino.

*Robert L. Lorber, Ph.D. Gregory M. Anderson y Ken Blanchard.

Vía Flickr. Autor ssonay.

Steve Jobs y los RR.HH. en la empresa.

La semana pasada murió Steve Jobs, co-fundador de Apple y, para mí, uno de los grandes visionarios de nuestra era y una de las personas que han contribuido a que el mundo cambie.

Vía Flickr. Autor ssonay.

Entre otras muchas cosas, cuando todas las compañías de teléfonos móviles pensaban en producir el terminal más pequeño del mercado, él rompió el paradigma. Ideó un dispositivo enorme, todo pantalla, con prestaciones que los demás ni imaginaban. Y triunfó. Hoy todas las compañías han copiado su dispositivo.

Muchos han sido los homenajes a su persona esta semana. Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York le ha comparado con Einstein o Edison. Pero lo más repetido durante estos días, ha sido el discurso que dió en la graduación de la Universidad de Stanford en 2005. Y es ese discurso el que quiero recuperar hoy para tomar alguna idea prestada.

  • Conectar los puntos“. Invertir tiempo en cosas que nos gustan, aunque en apariencia no tengan mucha utilidad, nos puede ser de gran ayuda en el futuro, aunque no veamos cómo de momento. La vida da muchas vueltas.
    Un concepto perfectamente aplicable a la formación: cualquier aprendizaje que suponga una nueva habilidad, puede ser interesante e imprescindible cuando tengamos que buscar un trabajo o reinventar un puesto. Nunca sabemos qué se va a valorar en una compañía en el futuro. El 75% de los empleos que ocuparán los niños de hoy en día, no existen en el presente. ¡Sigamos activos!
  • Otra de las ideas que Steve comparte con los graduados de Stanford es la de tratar de amar lo que se hace. El trabajo va a ocupar gran parte de nuestra vida, luego es importante hacer algo que nos guste, dice. Aunque puede parecer contrapuesto, Winston Churchill decía “No se trata de hacer lo que nos guste, sino de que nos guste lo que tenemos que hacer“.
    Para mí son dos formas de una misma idea. Convirtamos nuestro trabajo en una pasión y persigamos nuestros sueños. En este sentido, en Guardian ideamos, hace un tiempo, un anuncio que nos invitaba a retomar nuestros sueños y a hacerlos realidad en nuestra empresa. Os invito a que lo veáis en nuestra cuenta de Facebook, en el apartado “Bienvenida”.
  • Por último, Jobs toma una idea prestada, para hacer de ella un lema que lanzar a la concurrencia. Recomienda seguir hambrientos, seguir locos… En otras palabras, buscar la proactividad y la sed de mejora, puesto que son las cualidades que harán sobrevivir a las empresas y a los trabajadores dentro de ellas. Por eso, no quiero dejar de reproducir sus palabras para despedirme y aconsejaros: “Stay hungry. Stay foolish”. ¡Qué necesario en una época como la actual!

Social Media y empleo

Social Media y empleo. Precauciones.

Los llamados “Social Media” o redes sociales, son sin duda, una incursión en la comunicación interpersonal que ha cambiado el mundo. Su utilización es cada vez más masiva y parece un camino en el que no hay marcha atrás.

Su uso profesional, sin embargo, es más reciente, sin dejar de tener un crecimiento exponencial que demuestra cómo el potencial de estas herramientas está todavía muy lejos de alcanzar su techo.

En el campo de la selección es bien sabido que no hay consultora que se precie o empresa contratante, que no eche mano de los perfiles públicos de sus candidatos para comprobar referencias, de la misma forma que los propios candidatos utilizan su red de contactos para afianzar la información con la que cuentan de la empresa que les interesa.

Social Media y empleo

Pero todo esto no lleva a ningún sitio si detrás del uso de las redes sociales, tanto para la búsqueda como para la captación de empleo, no existe una estrategia definida. Al igual que las empresas tienen que englobar su presencia en internet dentro de su política de Employers Branding o potenciación de marca de empleador, los candidatos deben saber cuáles son los límites para el uso de estas herramientas para encontrar trabajo, porque se trata de armas de doble filo.

Por un lado, nadie duda de que hay que forjarse una reputación digital lo más sólida posible. Quien no está en internet, no existe y esto es tanto como decir que quien tiene un buen currículo no aporta referencias para ratificarlo. Pero por otro, hay que saber limitar lo que son perfiles profesionales de lo que son los personales y saber dónde está el límite de la información que queremos que sea exclusivamente privada de la que no nos importa que puedan ver personas ajenas a nuestra red personal.

Es importante no hacer una incursión en el mundo de la reputación online sin haberse dado una vuelta por las numerosas páginas que explican cómo limitar el acceso a la información personal para que no sea totalmente pública.

Piensa que las palabras se las lleva el viento, y lo que queda escrito no… y más en internet. Orienta todo lo que vas a escribir y hacer público, pensando en si te importa que lo lea un futuro empleador y, si es así, limítalo u omítelo. Cuida tu presencia online, porque puede ser el factor decisivo que te permita encontrar el deseado trabajo.

Fiesta de familias en Guardian Tudela.

El día 4 de junio celebramos que nuestra planta de Guardian en Tudela, (Navarra)  ha sido reconocida como la mejor planta del mundo de Guardian en Seguridad Laboral durante el año 2010.

¡Qué mejor ocasión que esta para hacer una gran fiesta¡

La Fiesta fue divertida y entrañable. Se preparó con mucho cariño, pensando en todo el mundo, sobre todo en nuestros pequeños y en nuestras familias.

Tuvimos hinchables, camas elásticas, un Jumping , simuladores de vuelo, talleres de manualidades, teatro de marionetas, globoflexia, payasos pintando la cara, encierros infantiles, visita a la planta, videos explicativos de las distintas zonas de la fábrica, barbacoa (chistorra, longaniza, costillicas, hamburguesas, pinchos, etc.), ensaladas, helados, bar, café y sobremesa. Todo ello preparado y servido por los empleados de la fábrica  para los 1578 trabajadores, familias, amigos y clientes, que en horario de 11 a 20’00 pasaron por la fiesta.

Quisiera agradecer desde aquí  a los  350 clientes de nuestra marca AISLAGLAS  que aprovecharon su visita a Tudela,  con ocasión de la VII Convención de Aislaglas,  para visitar nuestra planta y disfrutar con todos de estos buenos momentos.

Si tuviera que resumir diría que fue un día repleto de sonrisas y con un ambiente formidable.

Pero como unas imágenes valen más que mil palabras, os adjunto algunas de aquellos que hicieron que esto fuera posible.